Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Puedes aceptarlas y continuar navegando o revisar las preferencias de privacidad en cualquier momento.

7 tecnologías que revolucionarán tu empresa en 2020

7 tecnologías que revolucionarán tu empresa en 2020 \ bimyou
Dentro del gran número de innovaciones y avances tecnológicos que estamos viviendo, hay varias tecnologías que se están desmarcando por encima del resto debido a su gran utilidad para las empresas.

Abaratar costes, aumentar las ventas, mejorar la calidad de atención al cliente, contar con una presencia omnicanal, o mejorar la seguridad de las transacciones son solo algunas de las ventajas que traen consigo estas 7 tecnologías que llevarán a tu empresa al siguiente nivel.


Asistentes virtuales de atención al cliente
Una innovación que lleva tiempo instalada en las empresas y que cada vez cuenta con más presencia. El uso de chatbots o asistentes virtuales, permite a una compañía ofrecer una customer experience personalizada y de respuesta inmediata sin esperar a que un empleado esté disponible para atender a los clientes al tiempo que ofrecen una respuesta omnicanal.

La tecnología de los chatbots permite que una IA sea capaz de tareas que van desde reservar una cita, responder preguntas frecuentes o incluso realizar ventas sin la intervención humana. Tanto un ecommerce como un negocio físico, se beneficia del uso de los asistentes virtuales.


Plataformas conversacionales
La evolución natural de la tecnología de los CRM y sistemas de ticketing que se empleaba para la atención al cliente y la gestión de ventas. Sin duda, el punto fuerte de las plataformas conversacionales es que están pensadas para trabajar de manera global con distintas tecnologías que permiten mejorar la CX ofrecida.

Son sistemas adaptados para integrar en su interior todos los canales de comunicación posibles, logrando así la presencia omnicanal de la empresa con los beneficios que ello supone.

También se beneficia de poder realizar un rastreo y seguimiento de todos los pasos realizados para optimizar los workflows o el acceso a todos los datos de un cliente así como los historiales de productos.

Es muy común el uso de las plataformas conversacionales junto a chatbots controlados por IA, ya que son dos tecnologías que se complementan a la perfección para ofrecer una experiencia de usuario personalizada y permitiendo incrementar las ventas. Especialmente en un ecommerce donde los clientes suelen evitar la interacción humana y prefieren la inmediatez de los chatbots.


Inteligencia artificial
Esta tecnología permite la automatización de tareas sencillas que se puedan establecer mediante programación. En cualquier industria se pueden encontrar ejemplos de inteligencia artificial aplicada de manera práctica. El ejemplo más directo se puede ver en los asistentes virtuales o chatbots que ya se han mencionado aquí.

Su uso permite a una empresa delegar a una IA una serie de tareas básicas como la respuesta de preguntas para ofrecer productos personalizados en función de los datos recibidos o la gestión de reservas y citas sin supervisión humana.

En el año 2020 se espera que la tendencia en el uso de la inteligencia artificial siga aumentando debido a que permite ofrecer una customer experience de calidad al tiempo que ahorra recursos de la empresa.


Machine learning
Una tecnología que este 2019 ha tenido mucha fuerza y que durante el 2020 continuará creciendo. Después de todo, empresas de gran calado como Google están apostando con fuerza por este sector.

Aunque está muy ligada a la inteligencia artificial, existen diferencias en el uso práctico en la industria de una IA y el machine learning o el aprendizaje automático. Aunque el machine learning es un sistema de IA, el uso que tiene está mucho más enfocado a comprender y optimizar distintos procesos dentro de la empresa.

Por ejemplo, el machine learning es muy utilizado para analizar big data de la que extraer información útil que la empresa pueda emplear para mejorar su experiencia de usuario o sus ventas.

En el campo del marketing online esta tecnología permite que las campañas de publicidad sean cada vez más efectivas, segmentando y adaptando los anuncios a un target cada vez más personalizado.


Computación en la nube
Consiste en la contratación de un servicio que ofrezca los dispositivos de trabajo de manera remota. Esto supone la posibilidad de acceder desde cualquier lugar del mundo a la información que sea necesaria y permite también que la empresa pueda reducir costes de mantenimiento de equipos.

Gracias a la computación en la nube se aumenta la seguridad de la empresa al delegar ese trabajo a la compañía externa que posee los equipos físicos al tiempo que se adapta el equipo a lo que la empresa necesite en ese preciso instante.


Máquinas autónomas mediante la tecnología IoT
La automatización de tareas mecánicas es cada vez más sencilla gracias al abaratamiento de la tecnología. La mayor velocidad de internet junto al bajo coste de elementos como sensores, permite el uso de robots que lleven a cabo tareas sencillas con eficacia y sin supervisión.

Un ejemplo de esto lo encontramos en los almacenes de Amazon, donde miles de robots autónomos que usan la tecnología IoT – Internet of Things - logran gestionar un gran volumen de pedidos en tiempo récord.


Cobros mediante blockchain
Hasta hace no demasiado, la tecnología de blockchain era mirada con cierta desconfianza por la industria, hasta que los bancos comenzaron a emplearla. En el 2020 esta tecnología comenzará a verse más en las pequeñas y medianas empresas por diversos motivos.

Por un lado permite abaratar los costes al eliminar la necesidad de intermediarios en las transacciones financieras, y por otro permite también agilizar la velocidad de la misma mientras ofrece una mayor transparencia.


Como se puede apreciar, existen muchas tecnologías que en el año 2020 van a ser más frecuentes de ver. No es necesario para una pequeña empresa emplear todas ellas, pero seguro que hay unas cuantas de ellas – como los chatbots o las plataformas conversacionales - que pueden suponer una mejora tanto para la experiencia del cliente como en los costes para la compañía.