Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Puedes aceptarlas y continuar navegando o revisar las preferencias de privacidad en cualquier momento.

Resuelve de forma inmediata las incidencias con un chatbot

Resuelve de forma inmediata las incidencias con un chatbot \ bimyou
Los chatbots experimentaron un crecimiento exponencial en el 2019 y se espera que en los siguientes años se siga la tendencia y se superen los valores del año anterior.
A continuación comentaremos, para quién pueda tener aún alguna duda, qué es un chatbot y qué ventajas puede aportar a su empresa.

Chabots: Inteligencia artificial al servicio del cliente

Aunque los primeros bots aparecieron en los años 70 siendo programas informáticos sencillos que ofrecían respuestas, consultando una base de datos simple, es ahora que estamos viviendo la verdadera eclosión de esta tecnología. En el siglo XXI estamos asistiendo a una revolución digital. Tras las webs 2.0, la apuesta más innovadora de estos años en el mundo del marketing es el uso de la inteligencia artificial para lograr una resolución de incidencias inmediata.
Se lleva unos años trabajando en lo que se conoce como web semántica y ya se aprecian avances relevantes. La inteligencia artificial ha llegado al punto en que permite a los programas de software aprender de sus propios fallos o ausencias de respuesta, aunque sigan necesitando de un operario especializado que solucione situaciones no previstas.
Y así es como han aparecido los chatbots, programas informáticos, no apps, entrenados para resolver dudas o incidencias de clientes de forma inmediata. Compatibles con una estrategia de marketing basada en la omnicanalidad, al no ser apps, pueden usarse desde un dispositivo móvil o desde un equipo fijo.
Sea un hotel, una agencia de viajes, un portal de venta de entradas, etc…, un chatbot responderá a los usuarios que contacten con el servicio de atención al cliente a través de diferentes canales, mediante voz o empleando texto. Después de un mensaje de bienvenida configurable, el usuario podrá formular cualquier pregunta o comentar su problema y, en la mayoría de los casos, podrá ofrecerle la respuesta o solución en cuestión de segundos. Cuando la solución al problema planteado sea nueva y no se encuentre entre las posibles respuestas programadas del chatbot, con la misma inmediatez pondrá en contacto al cliente con un empleado de carne y hueso que pueda hacerse cargo de la incidencia. Aun así, se registrará esa pregunta para aprender cómo debería responder en caso de plantearse de nuevo.

La inteligencia artificial mejora el ROI

Aunque su empresa sea pequeña, no necesita renunciar al uso de inteligencia artificial porque cada vez es más asequible. Además, supone un ahorro al permitir optimizar el uso del tiempo de su personal en los contact center y negocios parecidos, o que el personal especializado, que deba estar siempre disponible en caso de ayudar al chatbot, pase la mayor parte de su tiempo dedicado a otras tareas de la estrategia de marketing.
Pero lo que realmente importa es que los chatbots ya son los suficientemente complejos como para ofrecer al cliente la sensación de que no está siendo ignorado, hablando con una máquina que le comprende. Hasta hace poco no era raro presenciar chatbots que no eran muy diferentes que hablar con una pared, pero el hecho de que los bots ya puedan distinguir la semántica de las palabras ha supuesto un salto cualitativo en la resolución de incidencias y en la agilización de trámites y reservas. Además, todo queda registrado y pasa a formar parte de los datos referentes al stock de productos disponibles, a tener muy en cuenta si su empresa ha apostado por la omnicanalidad.

Todo esto, sumado, arroja unas cifras de retorno de la inversión más que interesantes para las empresas y negocios que tengan la necesidad de responder a las preguntas o necesidades de sus clientes en el menor tiempo posible.

Si te ha resultado interesante este artículo, ¡no olvides compartirlo en redes sociales!

¡Gracias por leer el blog de Bimyou!